jueves, 28 de febrero de 2013

biblioteca

 
el silencio se encalla en mitad de noviembre
y no percibe el ruido de los ángeles rubios
ni la esbelta sonata de los girasoles
las gallinas picotean alrededor del sombrero
y el áspero celo de los ascensoristas
reproduce la escarcha de todos los mirones

aquí se descuelgan de palabras las orejas del mundo
y las golondrinas se prodigan en las estanterías
como tiernos retoños con afán de best-sellers
aquí los cuerpos de seguridad contaminan las aguas que cruzan
como ríos de niebla las altas estancias de los tribunales
secuestrando el oculto brillo de las enciclopedias
aquí el desprestigio de los poetas alcanza sus más altas cotas
entre las capas profundas de la burguesía
que ya no encuentran ningún misterio en descifrar metáforas

aquí las ecuaciones se enredan en el triángulo de las emociones
y los barcos hacen sonar sus sirenas en medio del desconsuelo
la muerte juega al ajedrez con aquellos que disponen de más tiempo
y flota en la espesura prenatal del otoño
como el cadáver de un ruiseñor entre las páginas de un libro

que nadie espere un gesto de incrédula derrota
ni la sabiduría epicúrea de una pajarita de papel
las láminas tiemblan de tinta en el rincón de las apariencias
y nadie sabe aún con qué motivo
las guitarras se desnudan en los conventos

No hay comentarios: