martes, 5 de marzo de 2013

patria y vida


no sé cómo vamos a sobrevivir a tantas derrotas consecutivas

J. C. MESTRE

detrás de cada derrota hay un farol encendido
hay una piedra una esperanza una cierta melancolía
hay una frase que restalla como un látigo en la oscuridad
en el silencio donde pacen los corderos al amor de la lumbre

detrás de cada derrota el mundo sigue girando a la deriva
y la luna sale desnuda a recibirnos y el suelo se cubre
de la sangre de los peces y de metales pesados
de niños enfermos y obreros en paro
como una provocación permanente y entonces es necesario
volver al punto de partida al instante preciso
donde la fuerza del destino y una voluntad inconmensurable
nos hicieron creer que todo era posible

el tiempo con sus achaques de asma tiembla después de cada derrota
cuando duelen los puños hundidos y los ojos humildes
y la tropa insaciable y el vehículo apócrifo del sentimiento de culpa
diseñan un zulo de venas azules por donde camina
a pasos cortos pero firmes el espíritu irredento del pueblo
la irredenta sed de justicia como un mendigo solar
entre las barras de uranio enriquecido por la rabia secular

detrás de cada derrota hay sobre todo un estigma
y una estrella de barro que brilla en la frente e impregna los sueños
hay una luz pequeñita al final del pasillo
por donde caminan los hombres que conocen su destino

No hay comentarios: