miércoles, 27 de marzo de 2013

casi un poema de amor


los estorninos sobrevuelan la desazón de las lilas
y tus besos apenas suponen el quince por ciento de mi correspondencia
es decir que sólo unos pocos ferrocarriles anónimos
penetran por mis alveólos pulmonares dejando una impronta
de verosimilitud en la cámara oscura de mi consciencia

mi corazón vuela a deshora imitando el rapto de las libélulas
y la noche se despliega como un imán de poderosas ubres

contemplo tus ojos como si fuesen un poema de Whitman
y beso tus manos desnudas con mis labios de cera
mientras amanecemos entre los trigales soñando con la revuelta

sé que nada de esto que ahora escribo suplirá tu ausencia
sólo busco enajenar la frágil memoria de las mariposas
para que las alcantarillas regresen al cine mudo
y la estrella pálida de mis despojos respire para siempre
en la tierra húmeda de tus rodillas

martes, 19 de marzo de 2013

franca diplomacia


en las delegaciones consulares crece el desasosiego
y aumenta considerablemente el tráfago de cartas diplomáticas
a través de la red que difunden las hojas caídas de los telégrafos
todo tiende a su límite inexacto de ostentación
como una camisa de fuerza recién centrifugada
en el canal de noticias de los últimos desperfectos
como un calendario anónimo donde se echa en falta el mes de marzo
la población flotante de los santuarios sigue fluctuando
entre más horizonte y menos estramonio

nada queda al desaire de los hermanos adventistas
ni siquiera las vírgenes obscenas que desnudan sus pechos
para amamantar al dios de la usura y del estraperlo
las cámaras legislativas registran
cualquier movimiento sospechoso tendente a la rebelión
y los ujieres depositarios de ancestral parsimonia
apilan conciezudamente las mantillas y los rosarios de sus señorías
en los armarios frigoríficos de raigambre inquisitorial

ajenos al sentir de la cosa pública los heliotropos
atrapan la vasta quietud de los órganos confederales
los posos de café del fondo monetario fabrican las interrogantes
que quedarán flotando en el ciclo económico de anunciado declive
como un marasmo de lubricados fusiles y advenedizos cónclaves

todo apunta hacia localizados desalojos de evolución diurna
y aún queda por decidir la hora y el disfraz aunque haya miedo
a la súbita judicatura de los insensatos escombros
que apenas atienden al ave maría de las incorrecciones
gesticulando en exceso y anexionando anatemas
en el círculo ártico de sus majestades mesopotámicas

martes, 5 de marzo de 2013

patria y vida


no sé cómo vamos a sobrevivir a tantas derrotas consecutivas

J. C. MESTRE

detrás de cada derrota hay un farol encendido
hay una piedra una esperanza una cierta melancolía
hay una frase que restalla como un látigo en la oscuridad
en el silencio donde pacen los corderos al amor de la lumbre

detrás de cada derrota el mundo sigue girando a la deriva
y la luna sale desnuda a recibirnos y el suelo se cubre
de la sangre de los peces y de metales pesados
de niños enfermos y obreros en paro
como una provocación permanente y entonces es necesario
volver al punto de partida al instante preciso
donde la fuerza del destino y una voluntad inconmensurable
nos hicieron creer que todo era posible

el tiempo con sus achaques de asma tiembla después de cada derrota
cuando duelen los puños hundidos y los ojos humildes
y la tropa insaciable y el vehículo apócrifo del sentimiento de culpa
diseñan un zulo de venas azules por donde camina
a pasos cortos pero firmes el espíritu irredento del pueblo
la irredenta sed de justicia como un mendigo solar
entre las barras de uranio enriquecido por la rabia secular

detrás de cada derrota hay sobre todo un estigma
y una estrella de barro que brilla en la frente e impregna los sueños
hay una luz pequeñita al final del pasillo
por donde caminan los hombres que conocen su destino