jueves, 27 de febrero de 2014

noche sin alas


surge la oscuridad en mitad del dialecto
cuando los sabios se disponían a ofertar sus últimos disfraces
un enjambre de adverbios ha caído por el precipicio de la indiferencia
y los pájaros que alentaban la insurrección
se balancean en una crisis moral de profundas raíces

el fuego ha prendido en el páramo seco de la extraña alabanza
y camina seguro hacia la altura poblada de aves nocturnas
las cornisas revisten de simbología el gesto indefenso de los predicadores
y asedian con su oficio la belleza masónica de los argonautas

ha llegado el tiempo de recoger la cosecha
de revolucionar los predicamentos que yacen en la cavidad de las lamentaciones
de emulsionar el tejido productivo de arraigadas convicciones
y dar paso así al clima propicio donde operan las claves del poder popular

mientras tanto seguiremos conservando la alocada certeza
la matriz decisoria de la normativa comunitaria
sin dejar de sentir la seguridad redonda de un ilusorio hemiciclo
con la triste promesa de un infierno fuera de plazo

No hay comentarios: