martes, 27 de septiembre de 2011

oquedades (I)



desarmada la luz apenas quieta

reposa en el envés de la escritura

y emerge victoriosa el agua pura

como el vuelo fugaz de una paloma


transida de placer el alma espera

una ocasión para emprender la huida

nada puedo esperar más que la brisa

que humedece el ardor de mi conciencia


No hay comentarios: