lunes, 3 de octubre de 2011

oquedades (II)

es tarde para partir cuando la noche

azota los cristales suena a hueco

la palabra que emerge de tus labios


la fiebre oculta el alma desespera

mendigando un haz en las tinieblas


es hora de nombrar ya lo innombrable

cuando el aire languidece en su despojo

y un ángel suicida atiende tu llamada


No hay comentarios: