jueves, 12 de diciembre de 2013

que nada te preocupe


anoche escribí en un papel: no dejes 
que nada te preocupe y no sé por qué lo hice
si me dejé llevar por la emoción de la música
por la moderada ingesta de bebidas alcohólicas
o acaso tuve el presentimiento de mi infelicidad
que asomaba sus patitas por debajo de la mesa camilla o era tan sólo
una fórmula mágica para alejar la nube de la incertidumbre

en todo caso sentí la necesidad de escribir tal cosa
y dejarla grabada en piedra como un bajorrelieve
para la eternidad de los hombres audaces que se anticipan al dolor
y que perciben la vida como un regalo inmenso
 
no dejes que nada te preocupe escribí tal vez pensando
que en una noche como ésta sólo es necesario
sentir el asombro de estar vivos de ser como un árbol
de relativa estatura que percibe el rumor solidario del bosque

No hay comentarios: