jueves, 4 de julio de 2013

patria libre


no pido nada más que un pedazo de tierra para honrar a mis muertos
y una cruz de palo para atravesar el océano

veloces transcurren las líneas marcadas en el horizonte
y la astuta mirada de los defraudadores no ofrece
en la urgencia de los verdugos otra posible lectura

no pido más que un martillo y una azada
mientras los epítetos copulan con el nombre de las algas
y hacen posible el crepúsculo de los esquiroles

no pido más que un fusil y un libro
para acometer la hazaña de derrocar la tiranía
y recuperar la dignidad perdida en las trincheras

no pido nada más que un paso al frente
a todos aquellos que aún aguardan indecisos
en la alfombra de espino de los mercaderes
una estrella que disipe la sombra del miedo

el invierno se camufla en los delirios del bosque
en el microondas se descongela la incertidumbre
y Marx respira en el espejo de las insurrecciones

No hay comentarios: