lunes, 21 de enero de 2013

ciencias naturales


al final dependemos siempre de la lluvia
de los árboles plurales que olisquean las nubes
de este sol a medio hacer como los fundamentos
ideológicos de la clase trabajadora
siempre con utopías enredadas en las pestañas
siempre con un timbre de voz que interpreta
el silencio de los corazones rotos
como una roja semilla que de pronto crece
en el puño cerrado de los hermanos proletarios

dependemos de la tierra incauta y húmeda
del azul de las tardes sin rostro
del silbido de las abejas que se cuelan
entre los racimos de nuestra conciencia

y si alguien pretende abandonar la ceniza de los días
el tiempo tasado de felicidad al borde de cualquier acontecimiento
entonces vuelve la lluvia igual que el vino de las tabernas
vuelven los soles de abril y el árbol de pascua
mientras al borde del camino las insensatas cigarras
entorpecen el sueño de los girasoles

No hay comentarios: