lunes, 5 de noviembre de 2012

retrato en negro

los señores de traje negro nos observan
y miden el perímetro de nuestra supervivencia
sopesan el núcleo duro que pueda albergar
alguna sospecha de incumplimiento

recogen pequeñas muestras de nuestro fracaso y estudian
en el laboratorio de los apocalipsis
la extraña estructura de unos seres que aún palpitan
pese al grave pronóstico
en la fiebre de las indecisiones

los señores de traje inoculan sus dosis de malvada codicia
en las salas de espera de los hospitales
y en las fuentes de alabastro de los parques públicos
donde los niños de níquel invierten su inocencia
y se arrojan como monedas a los pies de las palomas

nadie conoce su rostro ni su número
de identificación fiscal aunque es vox populi
que habitan en las cavernas como los murciélagos

los señores de traje auscultan el arco iris 
de los incautos contribuyentes
y amanecen ebrios del hedor de los pantanos
cuando siguen el rastro de los jóvenes furtivos
que hace tiempo anularon su reserva en el paraíso prometido

nadie dice esta boca es mía y todos ocultan sus intenciones
por temor a la cuenta de resultados
donde un riñón vale menos que un litro de gasolina
y los bancos reducen sus emisiones contaminantes
para ocultar el despropósito de sus acciones

nada queda al descuido pues el tiempo es oro
y los buitres justifican su presencia en los despachos
donde sin embargo las huestes de la desesperación
construyen en silencio negros cadalsos

No hay comentarios: