lunes, 21 de mayo de 2012

juan de padilla 14

he vencido al tiempo en tu piel
marina y delicuescente he preñado
de luz los portales antiguos

he crecido en tu voz como un pájaro
he aprendido a volar con palabras
y a salvar mi alma peregrina

he sentido el don de los violines
mientras tendía al sol de la mañana
mi corazón desarropado y triste

he visto atardecer en tu rostro
cuando el aire caliente se detiene
sobre tu frente y de ti celoso muere

he tocado con mis manos la derrota
en los últimos vestigios de la noche
y he creído en la luz de otras estrellas

he abierto de par en par la alcoba
de mis sueños y desnudo he despertado
lleno de fiebre y tembloroso de misterio

he jugado con ecuanimidad y sin derroche
con el objetivo improbable de ser yo mismo
y he deshecho al fin las últimas certezas

hoy todo esto me pertenece y soy
la improbable senda que sin saberlo
alguien como tú recorrerá mañana

No hay comentarios: