domingo, 8 de abril de 2012

ballesta 3


I
he regresado de nuevo a este patio que no se extingue
a esta casa que no fue mía
a esta túrbida oscuridad del pasado

he regresado de repente a un tiempo ido
a una estampa vacía
a una escarcha en los huesos

he paseado mi sombra por los espejos rotos
he cercado de inercias
el brocal desnudo del viejo pozo

he llegado intentando superarme
y he conseguido ser así sin más despojos
el niño que huye y que aún sigue soñando

he recorrido la frontera de mis años donde un día
fui pastor de un rebaño de estrellas
y amé el mundo porque el mundo era entonces
solamente una intuición desmedida

II
he pisado los cantos redondos
he arañado la cal de sus muros y he llorado
en las deshabitadas estancias de mi infancia dormida

aún resuenan los llantos y las risas
las pequeñas batallas cotidianas
y el misterio que se oculta en los rincones

más tarde cuando la noche avance
y la niebla se condense como el humo de esta vieja chimenea
regresaré una vez más a contemplarte

a impostar mi voz de principiante
a demostrar mi torpe ingenio para no rendirme nunca
y volver a ser la sombra que camina

regresaré a esta casa y a esta infancia derruidas
donde el aire huele a plomo y una luz furtiva
habita en el silencio de la tierra

No hay comentarios: