viernes, 24 de abril de 2015

hasta aquí hemos llegado


los pájaros recogen las migajas 
del atardecer en el lánguido otoño
y adivinan tras los cristales
nuestros pulcros sentimientos

el poeta emprende su camino
levanta su pedestal en medio del fango
y chapotea entre el humus salvaje
de la desolación

repletos los albañales
el agua sucia se adentra por los jardines
hasta las sedes parlamentarias
y en los consejos de administración
de las grandes empresas

ellos miran por nuestro bienestar
se preocupan de que nunca
salgamos de pobres y acumulan
el ávido fruto de sus rapiñas
en paraísos fecales

el poeta arremete contra los postes de luz
y contra los rascacielos
invocando la memoria de sus muertos
porque no merecemos tanta injusticia

la felicidad mientras tanto aguarda 
en el calor de las panaderías 
y en el alcanfor de los hospitales

1 comentario:

Mª Teresa Sánchez Martín dijo...

Un poema genial, genial. Mi más sincera admiración.
Saludos.
Teresa